jueves, 19 de mayo de 2011

SE FUE EL TUCO LEGUIZAMÓN


Edgardo Leguizamón dejó de ser el técnico de Ferro de Alvear




Fueron cinco años de ligazón, una etapa marcada por momentos que están sellados en la historia rica de Ferro de Alvear. El triplete en el ámbito de la Liga Pampeana, la edición 2008 del Provincial y en la misma temporada, la vuelta pegada con los juveniles de la Sub-18. Eso no se borra.

Sensaciones que sacudieron el cuerpo en cada hincha del verde. Pero en el fútbol los resultados mandan, una verdad de perogrullo, como también lo es que el primer fusible que salta es el técnico. Nada de eso desconoce Edgardo Leguizamón, quien hoy fue anoticiado de su desvinculación como entrenador ferrocarrilero. El presente terminó decidiendo su suerte.

“Yo estaba dispuesto a revertir este momento, se venía el clásico, me considero un profesional en mi laburo y es por eso que todos los días me van a encontrar trabajando, pero bueno, los dirigentes decidieron que no siguiera y más allá de que me duele, encuentro justificada esa determinación, el rendimiento no era el mejor y encuentro ahí la razón. En lo personal me voy muy bien de Ferro, acordé mi desvinculación en buenos términos y los dirigentes no pusieron ninguna contra en el aspecto económico, mostraron la mejor predisposición. Ahora tendré que encontrarme con las restantes comisiones del fútbol menor para definir”, señaló Leguizamón en diálogo telefónico con ABC.

El Tuco, de aspecto duro, con un temperamento especial, es también un tipo que acuna su costado sensible y por estas horas su cabeza estará hilvanando el largo derrotero junto a Ferro, vivenciando situaciones. “Cuando arribé allá por 2007 varios me miraban de reojo pero con dedicación y esmero modifiqué esa expectativa inicial. Logramos sacar un número importante de jugadores que tuvieron su chance en primera división y además, algo que considero fundamental, rearmamos la base del fútbol infantil, de ahí que no tengo más que palabras de agradecimiento a todos los padres que bancaron la movida”, comentó.

Leguizamón resaltó luego el gesto de Juan Carlos Almada, un nombre que está sonando muy fuerte, y que podría transformarse en el nuevo entrenador verdolaga. “Lo de “Juanca” (Almada) es para destacar, se comunicó personalmente conmigo para preguntarme cómo venía mi relación con Ferro y cómo era mi realidad en el club antes de comenzar a hablar, eso no pasa seguido en nuestro fútbol”, para lanzar finalmente: “el plantel está mal anímicamente porque los resultados no se producen favorablemente, la goleada ante Pico pegó duro. La cuestión es futbolística, el equipo está marcado por la irregularidad, esa es la definición. No es momento para lamentos pero la ausencia del Tapón Barreiro fue significativa para lo que queríamos conseguir. Los jugadores querían armar una movida para intentar conseguir que me quedara pero les dije que no, que es un ciclo que se cumplió, y hay que aceptarlo”.

[ Fuente Diario La Reforma ]


¡ TUCO, GRACIAS POR TANTO !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJÁ TU COMENTARIO