martes, 30 de diciembre de 2008

MOMENTOS DE ESA TARDE INOLVIDABLE

La gente del Oeste llegó al estadio de Belgrano en gran número y alentó durante todo el partido al campeón.

Máxima concentración en los 22 protagonistas de esta aguerrida final provincial.

El gol de Morone desató la locura verde, Ferro lo merecía y lo consiguió.
Se largó la serie de penales y la figura del verde, Sebastián Merlo, no perdonó con un gran remate a la izquierda de Alomo, asegurando de a poco el triunfo.
El "héroe" de la tarde, Gustavo Caminos, detiene el último penal para que Ferrocarril Oeste de Intendente Alvear grite campeón provincial por primera vez en su historia. Un momento memorable.


[ Cámara: Santos Domingo Ortiz ]

Si alguien tiene más fotos para compartir, pueden enviarlas a ferrocapopampeano@hotmail.com para postearlas luego.

jueves, 18 de diciembre de 2008

EL MEJOR DE TODOS

Como simplemente inexplicable se la podria definir a la sensación que nos invadió a todos los hinchas del Oeste que viajamos a Santa Rosa a alentar al campeón en el preciso momento en que el héroe Gustavo Caminos tapó el último penal de Belgrano. Ese grito que sale de adentro, incontenible, inexplicable.

Y a pesar de que nos quisieron arruinar la fiesta con unas piedras, esta gente demostró el aguante del Oeste. La 14 inamovible del centro de la popular apoyando al equipo con los trapos, los bombos y el aliento, y una vez finalizado el juego toda la familia verde abrazada en un solo festejo, en un grito de campeón, en un grito gigante que anuncia que somos los mejores de toda una provincia.

Poco antes de la media noche, Intendente Alvear se transformó en el salón principal de esta fiesta verde. Llegada la caravana de autos y micros repletos de hinchas del oeste que habían hecho sentir su aliento en la capital pampeana continuó lo mejor de los festejos, con un verdadero tren de gente caminando por la Avenida San Martín rumbo al centro de Alvear.

Jugadores e hinchas juntos en un mismo festejo, cánticos de todo tipo, las banderas y los bombos de la 14 que no tienen descanso y las bombas y fuegos artificiales de fondo, dándole un marco espectacular a este festejo. Miles de fanáticos de este Ferro campeón se hicieron sentir en todo Intendente Alvear con una fiesta y una caravana que quedará grabada en la historia, y por supuesto entre los mejores recuerdos de nosotros.

La locura verde se prolongó por muchas horas y continúa día a día y no es solo desde ahora, las camisetas del oeste se ven cualquier día a cualquier hora, Ferro es pasión de muchos.

Se suma una nueva estrella a esta etapa por demás espectacular para Ferro, el título del Torneo Provincial, copa que faltaba en nuestras vitrinas. Y no es sólo esto, también se agrega el título del Torneo Provincial sub-18 obtenido por los pibes días atrás que mostraron una actuación espectacular en el torneo.

Lo que nos queda por decir y volver a repetir hasta el cansancio es GRACIAS FERRO, gracias jugadores por un nuevo título, gracias por la gratitud de poder decir que llevamos en el alma al mejor de toda la provincia.

Durante estas semanas salgamos a la calle todos con la gloriosa camiseta de este Ferro Campeón Provincial. Mostremos con enorme orgullo que somos del MEJOR DE TODOS.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

FERRO DE ALVEAR CAMPEON TORNEO PROVINCIAL 2008


Ferro de Alvear se coronó campeón del Torneo Provincial de Fútbol al vencer en un accidentado partido y por tiros desde el punto del penal a Belgrano de Santa Rosa, después de 180 minutos de absoluta paridad en el marcador. Ferro de Alvear festejó en el estadio ‘Nuevo Rancho Grande‘ y coronó así una excelente campaña, y si bien se quedó con el título en una definición desde los doce pasos, lo hizo de visitante y ante un complicado conjunto de Belgrano.

El mérito del verde estuvo en no perder nunca la paciencia, aún en la adversidad de un resultado que le fue negativo durante la mayor parte del partido, Ferro llegó a Santa Rosa decido a definir las cosas en los 90 minutos, y fue así que desde un principio inclinó la cancha contra los tres palos que protegió casi sin fisuras el arquero Alomo. Pero esa sed de llevarse al local por delante hizo que se perdieran un poco las líneas y el local comenzara a equilibrar las acciones.

La primera llegada de gol la tuvo Ferro a los 5 minutos, con un remate de Giganti, tras una buena asistencia de Gavotti, que el arquero de Belgrano tapó con las piernas. A pesar del dominio visitante, Belgrano contestó a los 10 minutos y lo hizo de forma contundente, ya que tras un mal despeje defensivo de una pelota llovida que cayó desde el córner derecho, Javier Benvenuto capitalizó con un disparo que se metió entre las piernas de Caminos.

Con todas las desventajas posibles, el flamante campeón trató de recuperarse del mal momento y lo hizo en el minuto 14, con un remate de Merlo, que nuevamente el arquero local tapó ante la pasividad de su defensa. A lo largo del partido el verde alvearence fue mejor, pero no pudo demostrar esa ventaja en el marcador y muchas veces, aún con el dominio de la pelota, careció de ideas para llegar al arco del local, que puso demasiada gente para conservar la mínima diferencia conseguida por Benvenuto. Siete tiros de esquina tuvo Ferro en los primeros 45 minutos y cada uno de ellos significó un dolor de cabeza para los marcadores de Belgrano. Tal es así que el empate llegó tras la ejecución de un córner.

La segunda parte comenzó como la primera, con Ferro de Alvear inclinando el terreno y teniendo como punta de lanza a Méndez, quien ingresó por Massa para jugar los últimos 45 minutos. Mendez le dio movilidad al visitante y por sus piernas pasaron algunas de las mejores jugadas de Ferro. Hasta los 20 minutos los arqueros no pasaron mayores sobresaltos, y muchos, quizá demasiados, despejes desprolijos de la defensa local.

Pero a los 24 minutos se congeló la tribuna local, cuando el árbitro Carranza determinó la pena máxima a favor del Verde por una grosera mano en el área de Morettini, tras un córner que había ejecutado Méndez. El que acomodó el balón sobre el círculo de cal fue Moralez Paez. El remate fue anunciado y lento, condiciones que favorecieron al arquero Alomo para quedarse con la pelota sin mayores problemas. A pesar de ese traspié, que podría haber desmoralizado a los visitantes, Ferro de Alvear no cejó en sus intentos y fue por lo que vino a buscar, la copa ‘Juan Carlos Vega‘.

A los 31 minutos estalló la gente del Oeste, cuando Sebastián Morone -que había ingresado por el 10 Giganti- capturó una pelota complicada que le había bajado el alto Merlo, para clavar el empate y desatar la locura verde. De allí hasta aproximadamente los 40 minutos no hubo situaciones de riesgo para los arcos, a excepción de un gol de Ferro de Alvear que fue invalidado por la posición irregular de Merlo, quien nuevamente había bajado de cabeza un centro para la entrada de Morone.

A poco del pitazo final Carranza decidió suspender provisoriamente el cotejo por incidentes en las tribunas, intercambio de piedras y todo tipo de proyectiles entre ambas hinchadas hacían peligrar la continuidad del partido. Cabe aclarar que el dispositivo de seguridad desplegado por la policía de la provincia no fue para nada eficiente, como estamos acostumbrados. El parate duró casi un cuarto de hora y cuando se reinició se jugaron apenas 1 minuto 56 segundos.

Penales, cuestión de suerte o no, lo cierto es que a la hora de ejecutar los penales Ferro de Alvear no tuvo fisuras, mientras que Belgrano dilapidó oportunidades que le costaron demasiado caro. El primero en rematar fue Merlo y lo hizo con un exquisito disparo a la izquierda de Alomo. Ferro 1 a 0. Tras él, acomodó la pelota Miranda, y Caminos atajó el tiro de excelente forma. Gavotti fue el segundo del Verde y también cumplió con un disparo fuerte y a media altura. Ferro 2 a 0.

Belgrano dispuso a Morettini para el segundo turno, pero tampoco tuvo suerte, ya que el jugador desvió su remate y comenzó a evaporar las expectativas de la colmada tribuna. Mendez no tuvo problemas para batir a Alomo. Ferro, en tanto, estiraba ventajas, 3 a 0. Pero el buen arquero tricolor se reivindicó convirtiendo el único gol de penal por parte del local. Ferro 3, Belgrano 1.

Scarola tuvo en sus pies la posibilidad de liquidar el pleito, pero su remate fue contenido por Alomo, por lo que la tarea la completó Caminos al detenerle el disparo a Olguín y desatar la locura del plantel visitante que se fundió en un largo y fuerte abrazo con el cuerpo técnico y, a la distancia, con toda la hinchada.

Apenas terminada la serie, y con los primeros gritos de campeón de parte de la gente del verde, comenzaron los disturbios en la otra parte. La barra de Belgrano, en un intento por enfrentarse con la de Ferro, trata de salir rápidamente del estadio pero choca con el cordón policial desplegado en la calle y durante varios minutos se desata una pelea entre los del tricolor y la policía, piedras de un lado, balas de goma del otro.

Ferro culmina así un año espectacular, después de haber logrado el tricampeonato de la Liga Pampeana se corona como el nuevo campeón provincial, EL MEJOR DE LA PAMPA.


miércoles, 3 de diciembre de 2008

A LA FINAL PROVINCIAL

El equipo alvearense, en condición de local, superó por la mínima diferencia a Ferro de Pico con gol de Zapata, en la revancha de las semifinalesm y se clasificó a la final del torneo Provincial. Va por el título que le falta.

Ferro de Alvear confirmó su chapa de candidato. La dupla Sebastián Merlo-Martín Zapata, fue la fórmula del triunfo ante Ferro de Pico. Los dos jugadores fueron determinantes en los dos cotejos al convertir los goles de la victoria y darle la posibilidad al equipo alvearense de estar nuevamente en una final provincial.

El partido arrancó con Ferro de Pico adelantado en el campo de juego, presionando a Ferro de Alvear en la mitad de la cancha y con un planteo más ofensivo de lo que fue de local ante la necesidad de una victoria. Ferro de Alvear, conociendo su ventaja deportiva, se paró para jugar de contra, aprovechar la velocidad de Merlo, y acentuar el ataque sobre el sector izquierdo con Sayago, ya que la visita paró tres jugadores en el fondo, y sobre ese sector le dio libertad a Marcos Schneider para pensar más en el ataque que en defensa.

Pero la diferencia de Ferro de Alvear, más allá del trabajo de equipo, es el aporte individual de algunos jugadores que marcan la diferencia. No es ningún misterio decir que Merlo es uno de ellos. El delantero tuvo dos oportunidades para convertir. La primera a los 35’, cuando dejando dos hombres en el camino por el sector izquierdo enfrentó a Mendoza, la quiso cambiar de palo, pero el experimentado arquero tapó en forma estupenda el remate de gol.

La segunda fue a través de una media vuelta en el área donde su disparo se fue rozando el palo izquierdo del arco defendido por Mendoza cuando todos gritaban gol.
A los 7’ del segundo tiempo, en una contra muy rápida generada por Sebastián Merlo el delantero encaró sobre el sector derecho, metió un centro pasado y por atrás de todos, muy solo, apareció Martín Zapata para bajar la pelota con la parte interna de su pie derecho y meterla suavemente en el palo izquierdo de Mendoza. Un hermoso gol por la rapidez, la potencia y la definición.

A partir de ahí fue una película ya vista hace siete días atrás. En el local ingresó Germán Scarola que se paró delante de la defensa, se cerró bien atrás y definió el partido.
Ferro demostró que tiene equipo para ganar este torneo, para dar la vuelta que le falta. El domingo el verde cayó las voces de resentimiento que se aferraban al suceso del tribunal de disciplina sobre Merlo, tratando quizás de buscar excusas para difamar la excelente campaña de este gran equipo que es Ferro de Alvear.

Ferro vuelve a estar en una final provincial, ojalá este año se dé la vuelta que nos falta.
El rival será Belgrano de Santa Rosa, un equipo duro que se hace fuerte de local pero tenemos equipo, huevos y gente para dar una nueva vuelta olímpica. Esperemos así sea, pero las finales son más que cualquier partido y ahí además de los jugadores juegan muchas más cosas como la gente, y ahí es donde nos involucramos nosotros. Por eso pongamos todo lo que sea necesario para darle fuerza a este Ferro que tantas alegrías nos dio estos últimos años.