martes, 24 de julio de 2012

LO MISMO DE SIEMPRE

Este último día domingo se disputó la novena fecha del torneo clausura, donde Ferro recibió a su homónimo piquense en el Parque de la Tradición, en uno de los cotejos más atractivos de esta fecha ya que ambos equipos se presentaban como los principales perseguidores del líder Alvear FBC. En un trámite por momentos muy luchado y trabado, el verde de Pico terminó llevándose los tres puntos tras 90 minutos ensuciados por la pésima tarea arbitral que sobre el final completó su lamentable actuación con un polémico fallo, perjudicando claramente al equipo local. 



Era un choque decisivo para ambos conjuntos, ya que una derrota significaba quedar completamente afuera de la pelea por el título, por lo que se vivió de manera muy intensa desde el primer minuto. Aunque lamentablemente, como era de suponer teniendo en cuenta experiencias pasadas, todo terminó volviéndose sucio por la vergonzoza actuación de la terna arbitral encabezada por Iván Ramonda.

El partido empezó luchado y discutido en cada acción, ya que ninguno de los dos quería ceder espacios que pudieran significar peligro para sus arcos. La primera jugada de riesgo certero fue para la visita, cuando sobre los 15' Juano Gavotti se metió al área y mandó un centro atrás para la llegada de Nicolás Nicolay, que no alcanzó a rematar debido a la intervención de Marcelo Iglesias, quién trabó justo impidiendo lo que hubiera sido la apertura del marcador para el verde piquense.

Pasados los 20' el local avisó con Jorge Orellano, que tras jugada individual por la banda derecha, remató cruzado pero el balón salió desviado por poco. El partido no era de lo mejor, se luchaba mucho en la mitad de la cancha y se acumulaban las impresiciones en ambos equipos, pero haciendo un balance general, el equipo de Chiaraluce al menos en esta primera etapa parecía estar mejor parado, haciendo circular más la pelota y acechando en territorio rival.

A los 28' el árbitro Ramonda cometería el primer grueso error de la tarde (si es que realmente fue nada más que un "error"); luego de un tiro libre ejecutado por Nicolay que dió en la barrera, la pelota quedó boyando cerca del arco, y cuando Méndez se disponía a rematar fue trabado abajo por Braian Lemus, en una acción que pudo haber parecido brusca pero que fue totalmente lícita. Ramonda entendió que hubo falta y sancionó penal, la primera gran polémica del partido. El ex-Ferro de Alvear Emanuel Hermida fue el encargado, y con un remate al palo izquierdo de Gustavo Caminos puso el 1 a 0 para la visita. Pero las malas noticias para el local no habían terminado, ya que luego del penal, este mismo turbio individuo de amarillo le mostró la roja directa a Matías Arrieta por supuesto exceso verbal. En pocos minutos, Ferro de Pico obtenía un gol y un jugador más en cancha.

Inmediatamente Ferro fue a la carga en busca de la igualdad, y seis minutos más tarde tuvo su chance, al igual que su rival, desde los doce pasos. Matías Aranda encaró hacia el arco de Boto ingresando al área por la derecha, pero cuando sacó su centro se interpuso en el medio el brazo de Morán; éste sí era penal. Emanuel Toro lo cambió por gol con un fuerte remate al medio arriba, para ponerle un poquito de justicia al encuentro.

Los últimos minutos del primer tiempo no fueron buenos, el clima ya estaba bastante exacerbado, poco fútbol, mucho reclamo y pelea. Ejemplo de ésto fue la expulsión de dos jugadores más, Iglesias en el local y Nicolay en la visita, por aparente agresión mutua cuando esperaban la llegada de una pelota parada en el área. El verde de Alvear se iba al descanso sin sus dos centrales, mientras que el equipo piquense perdía un hombre de ataque importante.

Para el complemento Chiaraluce tuvo que improvisar y tratar de reforzar su defensa pero sin disminuir las intenciones de ataque, por lo que mandó a la cancha a Esteban Ormeño por Horacio Sayago, hizo retroceder un poco a Toro y Lemus, y mantuvo como punta de lanza a Jensen y Aranda.

Pero a los 9' Ferro de Pico encontró la diferencia que buscaba; Arrigone se metió al área por la derecha y ante el achique de Caminos picó la pelota hacia el medio, por donde entró Ortellado para mandarla adentro y decretar el 2-1 a su favor. La visita respiró luego de este tanto, ya que aún con 9 jugadores, el verde local parecía no rendirse y en todo momento insistió contra el arco de Boto. Pero el daño ya estaba hecho, y con una defensa improvisada, cada contra de los piquenses era de sumo riesgo. Cosa que hizo agigantar la figura de Gustavo Caminos, quien además de tapar dos mano a mano de gran manera, terminó jugando tanto de defensor como de arquero.

Más tarde fue expulsado Méndez en Ferro de Pico, un fallo arbitral que también dejó otra duda en el aire. El partido se fue convirtiendo en un desorden total, la desesperación e impotencia de los de Chiaraluce hizo que crecieran las impresiciones, pero este conjunto no se dió por vencido nunca y fue al ataque hasta el último minuto.

Y en esos últimos segundos fue donde el juez Ramonda y sus asistentes terminarían de redondear una tarde para el bochorno; luego de una pelota parada para el local, Matías Boto salió a despejar con los puños llevándose por delante varios jugadores, tanto compañeros como rivales, la pelota le quedó servida en la medialuna a Toro que remató a la red; todos gritaron gol y festejaron, pero ante la sorpresa de todos los que estaban en el Parque, el tanto fue anulado a instancias del juez de línea Domínguez, quien levantó la bandera recién después de que Toro rematara, por alguna razón que sólo ellos deben conocer.

El polémico fallo desató la bronca total de los locales, quienes fueron a reclamar en vano, ya que nadie obtuvo ningún tipo de respuesta y dicha sanción quedó en el absoluto misterio. Como era de esperar, Ramonda optó por no agregar más minutos de descuento y pitó el final, entregándole en bandeja los 3 puntos que Ferro de Pico necesitaba para seguir tratando de pelear algo que no gana hace ya varios años.

Una vez terminado el partido se registraron algunos incidentes en la zona de vestuarios y dentro de la cancha, que no hubieran sucedido si estos patéticos personajes hubieran trabajado profesionalmente durante los 90 minutos. Ferro de Alvear, al igual que otros equipos pampeanos que no tienen ese poder oscuro y corrupto dentro de la Liga, fue perjudicado de escandalosa manera una vez más, entre muchas otras pasadas.

El próximo domingo Ferro enfrentará a Independiente de Gral Pico en aquella ciudad.


FERRO DE ALVEAR 1 – FERRO DE PICO 2
Ferro de Alvear: Gustavo Caminos; Jorge Orellano, Matías Arrieta, Marcelo Iglesias y Walter Vergara; Emanuel Toro, Santiago Vicente, Horacio Sayago y Brian Lemus; Alejandro Jenssen y Matías Aranda. DT: Walter Chiaraluce.
Ferro de Pico: Matías Boto; Kevin Arrigone, Heber Pedernera, Lucas Falcón y Cristian Ortíz; Carlos Quiña, Juan Gavotti y Matías Méndez; Emanuel Hermida, Nicolás Nicolay y José Ortellado. DT: Carlos Quiña.
Goles: PT: 29´ Emanuel Hermida –p- (FP), 34´ Emanuel Toro –p- (FA). ST: 9´ José Ortellado (FP).
Expulsados: En el PT, a los 32´ Matías Arrieta (FA), a los 45´ Nicolás Nicolay (FP), Marcelo Iglesias (FA), y Walter Chiaraluce DT de (FA). ST: 22´Matías Méndez (FP).
Arbitro: Iván Ramonda.
Asistentes: Gustavo Nuñez y Mario Domínguez.
Cancha: “Monumental del Parque de la Tradición”



1 comentario:

  1. a esta altura estas cosas ya no tendrían que suceder más, todos sabemos quienes son los árbitros corruptos, quiénes son los cabecillas de todo esto, quiénes mandan turbiamente en la liga pampeana... todos alguna vez hemos escuchado algo sobre Morette y sus amigos, su oscuro historial y sus manejos corruptos... entonces basta viejo, asi no se puede seguir jugando, y no lo digo solo por Ferro de Alvear, sino por muchos otros clubes de la liga que tambien han sido perjudicados muchisimas veces... esto es lamentable, se tiene que acabar!! despierten si no quieren seguir siendo cagados siempre!!!!

    ResponderEliminar

DEJÁ TU COMENTARIO